miércoles, 7 de julio de 2010

¿Jogo bonito? ¡Juego bonito!


Cuando se quiere hablar de juego ofensivo y vistoso, se recurre con frecuencia al calificativo de 'jogo bonito', un término que está inevitablemente asociado a la Selección Brasilera de los '60 y que representa en si mismo el fruto de una dictadura idiomática. Decir 'jogo bonito' es decir Brasil, pero es también dejar por fuera a las grandes selecciones de la historia que han hecho fútbol tan exquisito que no tiene nada que envidiarle a los mejores años de la canarinha.

Es el caso de esta España, que hoy le ganó a Alemania por 1-0 desplegando ese fútbol de relojería, de toque preciso y precioso, de laterales que se despliegan y que se meten hasta la cocina a hacer desastres. El fútbol del tiqui-taca, ese término que tanto le gusta a la prensa ibérica y que tan bien describe a esta maquinita de hacer arte. Aunque haya tardado cinco partidos en mostrar su verdadera cara, España merece pasar a la historia por marcar una época, primero con la Eurocopa y el domingo, si es que finalmente consuma la hazaña.

Y es el caso también de Holanda, que aunque no tiene el brillo de la Naranja Mecánica de los 70, práctica un fútbol vertical y pragmático. Cualquiera de los dos equipos que gane, sea la Roja por presente o la Oranje por historia, estará haciendo justicia a dos culturas futbolísticas que siempre le han apostado al juego ofensivo como camino al triunfo. La final de Sudáfrica 2010 les da la oportunidad la gloria. Y a nosotros, la oportunidad de liberarnos de las cadenas del argot futbolístico, y poder gritar por primera vez algo que no sea 'jogo bonito'. Esperemos que el mundo se contagie esta vez con el juego bonito.

No hay comentarios.: