miércoles, 7 de julio de 2010

Abonados a la épica


Hoy finalmente se acabó el sueño charrúa en Sudáfrica. Luego de un intenso partido en el Green Point Stadium de Ciudad del Cabo, Uruguay terminó cayendo 2-3 contra la Naranja Mecánica 2.0, vertical y furibunda como en todo el Mundial. Y si bien es el final de un sueño, la Celeste le dio a los 31 equipos restantes una lección de como jugar con garra y corazón.

Lo irónico del tema, es que Uruguay perdió su único partido de la Copa haciendo lo que nunca había podido hacer con claridad: poseer el balón con autoridad, tocar e incluso marear a la defensa contraria. Con 1-1 en el marcador, se podía olfatear el segundo uruguayo, hasta que un disparo lejano de Wesley Sneijder y un hermoso cabezazo de Arjen Robben pusieron una ventaja de 2 goles que parecía insalvable.

La épica es, sin embargo, el ramo preferido de los uruguayos. Luego del milagro de Soccer City contra Ghana, Maxi Pereira logró recortar distancias al minuto 90, y los últimos 5 minutos fueron sencillamente de infarto: todos arriba, con la lanza en la mano, buscando el gol que forzara el alargue, y que finalmente nunca llegó. Y si, Uruguay se va, pero se va con la frente en alto y con la satisfacción del deber cumplido. Once guerreros que dejaron el corazón en cada partido y que demuestran que el bicampeón está de regreso. Que las noches épicas de los mundiales en blanco y negro no fueron casualidad, sino reflejo de una personalidad y un estilo de juego que se lleva en los genes. Y que hará que Sudamérica tenga un cupo más en el mundial que viene. Gracias Celeste.

No hay comentarios.: